Translate

Canadá

Canadá

Estados Unidos

Estados Unidos

México

México
Proximamente
Se ha producido un error en este gadget.
Con la tecnología de Blogger.

Lo + destacado

Contenido:
1. Canadá
2. Estados Unidos de América

1. Canadá

1. Otawa
La capital de Canadá se extiende a la orilla sur del río Ottawa, en el extremo este de Ontario. Es la ciudad sede del gobierno, y se caracteriza por los edificios del Parlamento, de estilo neo-gótico. Se oye mucho hablar francés, puesto que los funcionarios deben ser bilingües. No hay demasiadas cosas excitantes para hacer en Ottawa, aparte de estar en una capital, pero el aire está limpio, las calles son anchas, abundan los parques públicos y los ciudadanos parecen gente feliz y saludable pues corren o van al trabajo andando. En la ciudad hay numerosos edificios impresionantes, como suele ocurrir en la mayoría de capitales: el Museo de la Guerra (con una réplica a tamaño real de una trinchera de la Primera Guerra Mundial), el Royal Mint, varias casas habitadas por ministros y museos que hacen justicia de los iconos del país: naturaleza, aviación, ciencia y tecnología, esquí y agricultura. Ottawa alberga también la colección de arte más importante del país en la National Gallery, que muestra una selección de obras norteamericanas y europeas. En verano la ciudad se llena de color con los uniformes rojos de la Royal Canadian Mounties, la policía montada.
El Rideau Canal divide el centro de Ottawa en la orilla este y la oeste. En la parte este se encuentran numerosas casas de huéspedes, muchas de ellas con un importante patrimonio. Los moteles se agrupan en Rideau Street al este, y en Carling Ave en la orilla oeste de la ciudad. Byward Market, al este del canal, concentra lugares baratos para comer, y la en la parte oeste hay restaurantes más caros.
2. Toronto
La ciudad más grande de Canadá se caracteriza por su multiculturalismo. En sus calles se pueden escuchar más de 100 idiomas y se estima que el 40% de la población nació fuera del país. El símbolo que identifica a la ciudad es la CN Tower, la estructura independiente más alta del mundo. Harbourfront es un buen lugar para dar un paseo o comer en un almacén restaurado. La ciudad tiene un montón de buenos museos, desde el Bata Shoe Museum (museo del calzado) hasta el Jockey may of Fame, que se encuentra en un hermoso edificio. Algunos de los edificios mejor conservados pueden verse en York Old Town, con una colección de arquitectura doméstica incomparable en Cabbagetown. Y a tan sólo dos horas en automóvil se encuentra una de las atracciones más famosas, especialmente para los norteamericanos, las Cataratas del Niágara.
3. Montreal
La pasión y el orgullo están tan arraigados en esta elegante isla bilingüe como profundas son las aguas que la circundan. Fundada en el celo religioso y como centro para el comercio de pieles, Montreal vivió las luchas entre británicos y franceses pero, afortunadamente, hoy tan sólo se libran en las urnas.
El Mont Royal, con 232 m, es la montaña más alta de la zona y de ella proviene la denominación de la ciudad. La parte antigua de Montreal presenta algunas joyas arquitectónicas del siglo XVIII, como el museo de arqueología e historia de Pointe-à-Callière. Cuando el tiempo empeora (el invierno en esta ciudad es famosa por sus inclemencias climáticas), el refugio adecuado es su acogedor laberinto subterráneo de restaurantes, tiendas y bares.
La mayoría de los hoteles se encuentran en la parte oeste del centro de la urbe, pero conseguir una habitación durante el verano o Navidad es casi una batalla. La vida nocturna en Montreal es bastante agitada y se define por dos estilos diferentes, el inglés y el francés. Además, ésta es la ciudad donde los locales nocturnos cierran más tarde. En los últimos años, los mejores clubes se han ido estableciendo alrededor del Plateau, al extremo sur del núcleo urbano.
4. Vancouver
Esta ciudad, una de las más bellas del país americano, conquista el corazón del viajero sin mayores esfuerzos. Desde la colina sobre la que está construida, o desde los muchos puentes que la cruzan, se disfruta de impresionantes vistas del océano Pacífico, la bahía y la propia urbe. El clima es suave, según los parámetros canadienses, y se respira un ambiente despreocupado y alegre al estilo californiano que hace que incluso sus vecinos estadounidenses se deshagan en alabanzas. El centro de la ciudad ofrece un vivo mosaico de interesantes atractivos para los turistas, y que abarca desde el renovado encanto victoriano de la zona antigua de Gastown hasta los frondosos espacios del parque Stanley, uno de los más grandes del mundo dentro de una metrópoli. Vancouver dispone también, a muy corta distancia, de famosas playas de arena donde practicar el surf, como la Wreck Beach, y de numerosas posibilidades para realizar excursiones, descender en aguas bravas o ir de picnic en la misma ciudad. En los alrededores se halla la isla de Vancouver, donde puede procederse a la observación de ballenas y disfrutar de innumerables maravillas naturales. Huelga añadir que, en verano, Vancouver rebosa de visitantes.
5. Montañas Rocosas
Situadas a lo largo de la frontera entre Alberta y la Columbia Británica, las Montañas Rocosas están situadas dentro de dos parques nacionales gigantes: el Banff, al sur, y el Jasper, al norte. El Parque Nacional Banff fue el primer santuario oficial de la vida salvaje en Canadá, y hoy en día la ciudad que le dio nombre se ha convertido en el primer centro turístico del país, tanto en verano como en invierno, aunque el Parque Nacional Jasper sea más extenso e inexplorado.
El magnífico lago Moraine, de aguas azul turquesa, se encuentra en Banff; a pesar del peligro de convertirse en una de las imágenes más explotadas del país, no deja de ser una de las más bellas atracciones naturales de Canadá. Los parques Banff y Jasper están unidos por el Columbia Icefield, un gran bloque de hielo del período glaciar, formado por unos treinta glaciares. Esta zona ofrece otras opciones, como pasear a través del parque natural, bañarse, visitar cuevas, ir de acampada, hacer excursiones, descender en canoa, bañarse en fuentes de agua caliente o escalar montañas. Las Montañas Rocosas, quintaesencia de Canadá, ofrecen también multitud de lugares para alojarse a precios que, generalmente, son más bajos en los lindes del parque Jasper.
6. Las Grandes Llanuras
Desde la base de las Montañas Rocosas y en dirección a Alberta, Saskatchewan y Manitoba, se extienden las amplias mesetas canadienses en el corazón del territorio, cubiertas de dorados trigales y girasoles. No es extraño oír a los lugareños quejarse de que, a pesar de la belleza de las Montañas Rocosas, éstas les impiden contemplar el paisaje. Entre las zonas de interés más populares de Alberta se encuentra el curiosamente denominado patrimonio de los indios Pies Negros, formado por el Head-Smashed-In Buffalo Jump, cerca del fuerte Macleod. El Parque Nacional Riding Mountain, con 3.000 km2 de superficie, es un oasis arbolado entre las praderas de Manitoba, donde pasean tanto bisontes como ciclistas. En la región de Saskatchewan, las praderas se alternan con parques nacionales de nombres evocadores, y existen más rutas en canoa que carreteras. Yorkton, población situada al norte del parque provincial del lago Crooked, es una de las sorpresas que depara esta zona. Aquí las iglesias con cúpulas de cebolla reflejan la herencia de la cultura ucraniana. Al sur de este pueblo se emplaza el diminuto Rocanville, uno de los municipios especializados en el cultivo en círculo más modernos de Canadá.

(Información de www.lonelyplanet.com )

Además de los parques de Banff, Jasper, Waterton Lakes y el Parque Nacional Isla Príncipe Eduardo antes citados, hay otros Parques Nacionales en Canadá dignos de ver. Estos son:
Kicking Horse River in Yoho National Park
El Parque Nacional Yoho es uno de los parques nacionales de Canada que conforman la región de las Montañas Rocosas. En este maravilloso sitio de paredes pedregosas, cascadas y picos, puede contemplarse una magnífica
Kootenay National Park "Paint Pots"
El Parque Nacional Kootenay se encuentra en la región sudoeste de las Montañas Rocosas y es uno de los 41 parques nacionales de Canadá. Este parque nacional de Canadá es rico en paisajes y diversidad ecológica.
Newfoundland
La ciudad de Terranova es famosa por sus bellos parques. Uno de ellos es el parque nacional Terra Nova, un bellísimo sitio donde el Océano Atlántico Norte baña las costas del este de la ciudad permitiendo que en el
Auberge du Lac à l'Eau Claire

Lugares y Monumentos Patrimonio de la Humanidad por la Unesco
Canada

2. Estados Unidos de América


COSTA ESTE1-Parque Nacional de Acadia: islas, rocas y playas en la accidentada costa de Maine.
2- Nueva Inglaterra. Pequeños pueblos de gran encanto, bellos paisajes. Recomendamos en especial visitar las Montañas Berkshire, en el oeste de Massachusetts, y las Montañas White, en New Hampshire.

3- Boston. Una ciudad atractiva, con un importante patrimonio histórico y unas dimensiones que la hacen relativamente fácil de conocer. El lindante Cambridge, con la Universidad de Harvard y el Instituto Tecnológico de Massachusetts, aporta una importante actividad cultural y marcha joven. Por el centro de la ciudad se pueden seguir las indicaciones del Freedom Trail, una ruta de 4 kilómetros que conecta los monumentos más importantes.

4- Nueva York. Única en el mundo por sus dimensiones, su diversidad, su oferta cultural y su dinamismo. Vale la pena pasar varios días, si es posible, pateando la ciudad de arriba abajo. La lista de cosas para ver (monumentos, espectáculos, barrios, comercios...) es interminable.

5- Atlantic City. Antigua ciudad de veraneo, ha conseguido remontar su decadencia con la legalización de los casinos hace 25 años. Capital de mal gusto, de exclusivo interés para ludópatas y antropólogos.

6- Filadelfia. Fue la primera capital de la nación. Un importante programa de renovación urbana iniciado en los años setenta ha permitido recuperar algo de su antigua grandeza. El centro de la ciudad lo conforma el Parque Nacional Histórico de la Independencia, 20 hectáreas donde se concentran los edificios de mayor importancia histórica. Gran oferta cultural.

7- Washington DC. La actual capital federal son, en realidad, dos ciudades juntas pero no revueltas. Una pobre, habitada mayoritariamente por afroamericanos, y otra desde donde se dirige la política del país y del mundo. Para los americanos, el Bulevar (Mall) de la Capital es un lugar casi religioso, donde se encuentran el Congreso, la Casa Blanca y diversos monumentos faraónicos dedicados a los antiguos presidentes. El enorme Smithsonian Museum es uno de lo mejores del mundo.

8- Parque Nacional de Shenandoah. Con una extensión de más de 100 km a lo largo de la cima de las montañas Blue Ridge, en Virginia, es de una gran belleza.

9- Cape Hatteras, Costa Nacional. Más de 100 kilómetros de estrechas islas de arena que recorren la costa de Carolina del Norte. Dunas, playas, manglares.

10- Charleston. Una de las ciudades más atractivas de EE UU. Casas antiguas y un legado colonial de estilo sureño. Calles con mucho encanto, bastante marcha y con dimensiones muy manejables.

- Parque Nacional de Great Smokey. Son 2.000 km cuadrados de montaña y bosque virgen con una enorme variedad de flora y una importante población de osos. Recibe más de 10 millones de visitantes al año, más que cualquier otro parque, pero si te separas de las rutas más habituales, enseguida puedes disfrutar en soledad de sus parajes. En todo caso, evita los horribles lugares turísticos situados a las entradas del parque.

- Savannah, Georgia. En otros tiempos una importante ciudad del Sur, aún conserva su ambiente clásico y de cierta elegancia. El centro se puede recorrer a pie.

13- Atlanta. Fue destruida en la guerra Civil, pero ahora es la ciudad más grande y más dinámica del Sur, y la más representativa de la reciente renovación de esta parte del país. Ciudad tolerante, progresista y moderna –rasgos tradicionalmente no muy sureños–, tiene una rica vida cultural y bastante marcha.

- Marismas de Okefenokee, Georgia. Esta reserva natural tiene una rica fauna en sus extensos pantanos, islas y densos bosques, incluyendo una población de 1.000 caimanes. Se puede recorrer en canoa o en excursiones programadas en barco.

14- Orlando. Disneyworld, Epcot Center y todo un conjunto de parques temáticos son los atractivos de esta ciudad que hace 30 años sólo era un centro de la industria cítrica.

15- Miami. Tiene sus hinchas y sus detractores. En pleno boom, es una mezcla de gran opulencia con extensos suburbios de pobres e importantes comunidades de cubanos y judíos jubilados del Norte. La isla de Miami Beach está salpicada de centenares ejemplos de arquitectura art déco y bastante cachondeo.

- Parque Nacional de Everglades. Este vasto parque subtropical no es una marisma, sino una especie de ancho río de lentas aguas que fluyen hacia el sur de la península de Florida. Importantísima reserva natural, hoy es objeto de creciente preocupación debido a los desvíos de su caudal en el centro del Estado. Se pueden hacer algunos recorridos a pie, pero lo más recomendable es explorarlo en canoa.

16- Los Cayos. Una cadena de más de 200 kilómetros de islas, conectadas por carretera, que termina en el mítico Key West. Antaño un romántico lugar de escapada, hoy está algo sobredesarrollado. Hay otros puntos más tranquilos a largo del recorrido.

COSTA OESTE

17- San Francisco
La mítica urbe californiana es una de las ciudades que han marcado la pauta en el siglo XX. Liberal, cosmopolita, preciosa y divertida, es uno de los hitos fundamentales en un viaje por Estados Unidos.

18- Los parques naturales
Yosemite o Death Valley (Valle de la Muerte) en California, Yellowstone en Montana y Wyoming; Zion o Arches, en Utah; Mesa Verde, en Colorado, y el Cañón del Colorado, en Arizona, se cuentan entre las maravillas naturales de la Tierra y es bastante difícil establecer preferencias, pues todos son diferentes y alucinantes.

19- Las Vegas
Esta locura de ciudad es una de las mecas de los trotamundos y no precisamente por el juego, sino por los chollos en los precios del alojamiento y los bufés de los grandes hoteles. Aunque no se vaya a emplear ni un centavo en las máquinas tragaperras o ruletas –y mejor así- Las Vegas es muy divertida, pues ofrece muchísimos espectáculos y la ciudad en sí es un grandioso espectáculo.

20-Santa Fe
La ciudad más antigua de EE UU fue fundada por los españoles y conserva algunos monumentos coloniales, así como su típica plaza hispana. Sofisticados restaurantes y tiendas de moda, artesanía o diseño completan su oferta.

21- Santa Mónica y Santa Bárbara
Ambas localidades californianas son bastante similares: las dos tienen una playa muy agradable, gozan de un clima ideal y el agua está buenísima. Además, tienen una considerable vida nocturna en vacaciones.

22- San Diego
Haciendo frontera con México, San Diego es otra ciudad preciosa, con clima magnífico, buenas playas, marcha nocturna y preciosos alrededores. El centro más moderno está sembrado de los rascacielos más vanguardistas del país.

23- Los Ángeles
Una ciudad enorme en la que no hay manera de funcionar sin coche, pero el centro es pequeño y muy interesante, con sus edificios que hemos visto en decenas de películas, como el Ayuntamiento –el Daily Planet donde trabaja Superman-, el extraño inmueble Bradbury, donde vive el fabricante de robots de Blade Runner o Chinatown. Y todo ello es posible visitarlo en una mañana y partir luego en autobús hacia Santa Mónica, el lugar ideal para alojarse.

24- Taos Pueblo
Es un asentamiento en Nuevo México formado por casas dispuestas en terrazas y habitado por indios pueblo desde el siglo XV, aunque las tribus anasazis ya se instalaron en este mismo lugar 500 años antes. Uno de los pocos restos históricos que se pueden ver en Estados Unidos.

- El estado de Oregón. Portland, Mt.Hood, el Columbia River (y sus espectaculares cataratas Multnomah), el Parque Nacional de Crater Lake ( el más profundo lago de USA) y John Day Fossil Beds National Monument.

- El estado de Washington. Seattle, las Islas San Juan, el Parque Nacional de Olympic, el Monte Rainier y el St. Helens, en cuyo cráter hay infinidad de rutas a pie por las que sumergirte en bellísimos paisajes.

Nueva York
Conocida como la Capital del Mundo, Nueva York es una masa humana densamente comprimida (7.000.000 de personas en 800 km²), y hablando únicamente de Manhattan, sólo una zona de la metrópoli. Esta forma de vivir convierte al neoyorquino en un tipo especial de persona y el hiperactivo ajetreo de la ciudad es lo que, en realidad, parece atraer a los turistas.
En una urbe que forma parte del subconsciente colectivo es bastante difícil concretar unos pocos centros de interés. Por su valor iconográfico es preciso no perderse la Estatua de la Libertad, el Empire State Building, Central Park o Times Square. El Metropolitan Museum of Art es uno de los museos más relevantes del mundo, y el Museo de Arte Moderno le va a la zaga. Librerías, restaurantes, teatros, compras, gente... en realidad no importa qué se hace o dónde se va en Nueva York, porque la propia ciudad constituye una experiencia regocijante y sorprendente.
El bullicio habitual de Nueva York quedó bruscamente truncado el 11 de septiembre de 2001, cuando el ataque terrorista perpetrado con dos aviones secuestrados arrasó las torres gemelas del World Trade Center. Miles de personas murieron en el peor ataque terrorista de la historia de Estados Unidos. La ciudad sigue en estado de shock. Mientras tanto, esta espectacular ciudad tiene mucho trabajo por delante para tratar de reconstruir su barrio de negocios y su confianza.

San Francisco
Incluso a la gente a quien no le atrae excesivamente Estados Unidos le encanta San Francisco. En comparación con el aspecto metálico de Nueva York y el ambiente casi de plástico de Los Ángeles, San Francisco parece dedicar al visitante una especie de delicada caída de párpados, una atmósfera de amable elegancia que convive con las innovaciones más extravagantes. Es un lugar que engendra alternativas: es el hogar de la generación beat, del Flower Power, de las protestas estudiantiles y del orgullo gay. Se trata de una de las ciudades más atractivas del país, y sus calles empinadas ofrecen varias vistas muy hermosas de la bahía de San Francisco y sus famosos puentes. Una ciudad que es un mosaico constituido por los coloristas azulejos del barrio latino de Mission, el ambiente gay de Castro, el bullicio de Chinatown, SoMa y sus clubs, el hippy Haight-Ashbury y el italiano North Beach. Fisherman's Wharf es el epicentro del turismo kitsch (resulta fácil comprobarlo en el museo "Believe It or Not" de Ripley), así como la puerta de entrada a Alcatraz, mientras que Union Square es el barrio en el que se concentran las tiendas más elegantes.

Los Ángeles
Los Ángeles es una metrópoli de dimensiones monstruosas, una maraña de autopistas y suburbios caóticos en la que quien no posee automóvil se le considera fuera de lugar. Aquí se manufactura el sueño americano, por lo que el viajero que no acuda preparado para abrazarlo encontrará que Los Ángeles es sucia, irritante o temible. Pero si lo que se quiere es pisar las huellas de las estrellas y respirar su aire consagrado, éste es el sitio idóneo. Allí la gastronomía está en manos de las cadenas de restaurantes, y algunas personas insignificantes erigen santuarios dedicados a sí mismas. Es una fiesta de hitos asociados a la fama: circular por Sunset Strip, pasear por Rodeo Drive o por Hollywood Boulevard, ver y ser visto en Melrose y Venice Beach, observar las muchachas de Malibú o curiosear por las verjas de Beverly Hills. Nadie puede igualar sus parques temáticos: Disneylandia, la madre de todos ellos, y Universal Studios, un circuito ideado para causar escalofríos. Cuando el brillo de Los Ángeles comience a ser excesivo, no está mal echar un vistazo a la casi-realidad de Little Tokyo y El Pueblo de Los Ángeles o pasear por los Jardines Huntington de Pasadena. Por contra, se deben evitar zonas de riesgo como Earst Los Ángeles, Los Ángeles Downtown y Southcentral

Miami
Turistas gordos con bermudas, confabulaciones cubanas y un exceso de tonos rosados... Bien, Miami no es nada de esto. La ciudad, que se está redefiniendo (en particular South Beach ) se ha declarado a sí misma "el lugar más fabuloso del país". Para confirmarlo, se menciona el recientemente restaurado Distrito Déco, un ambiente de barrio agradable y una atmósfera cultural y artística algo descafeinada que pretende ser una alternativa soleada a Nueva York. Y, desde luego, está Miami Beach, una franja de arena blanca bañada por un agua límpida. El corazón de estas nuevas costumbres es Ocean Drive, flanqueado al Este por la playa más de moda de la ciudad y al Oeste por una retahíla de terrazas de cafeterías. Aquí vivía el fallecido Gianni Versace, y sus acólitos contináan acudiendo para lucir sus prendas. Miami posee asimismo la piscina Veneciana, considerada la más bonita del mundo, uno de los mejores zoológicos del planeta y una cantidad considerable de ancianos cubanos expatriados que juegan al dominó en el parque Máximo Gómez. Contrastando de forma contundente con la hedonista despreocupación del resto de Miami, el memorial del holocausto es uno de los monumentos más impresionates que existen. Se recomientda evitar la visita nocturna a barrios marginales como Liberty City o Downtown.

Nueva Orleans
El viajero que se pone nervioso en Nueva York detestará Nueva Orleans. Pero hay quien considera que ese toque canalla de peligro que flota en el aire es lo que hace que esta ciudad sureña sea tan atractiva. Es un cóctel húmedo a base de zydeco (un estilo musical característico del sur de Luisiana, nacido de la fusión del blues, del rhythm and blues y del folclore cajún de origen francés), vudú, gumbo (un guisado local) y ambiente decimonónico que va invadiendo el espíritu del visitante, creciendo en su interior... Lo mejor es relajarse y disfrutar. Mucha gente conoce Nueva Orleans por sus fiestas, particularmente por la indulgencia que se respira en Mardi Gras, o en la algarabía de fin de año de Bourbon Street. Pero si no se buscan multitudes ni efluvios etílicos, no vale la pena desesperar. Los aficionados a la arquitectura histórica disfrutarán con el concurrido Barrio Francés y el grandioso Garden District, mientras que quienes ansíen llevarse a casa alguna antigüedad han de recorrer las tiendas de Royal Street. Nueva Orleans tiene tendencia a sumergir a sus visitantes en una especie de ensimismamiento vampírico, gótico; en este sentido puede resultar sugerente visitar los recargados cementerios de la ciudad, o derramar una lagrimita por el cantante Jeff Buckley, que murió a los 30 años, y luego olvidarlo todo con un poco de cangrejo de río, buen jazz y un julepe de menta.


Lugares y Monumentos Patrimonio de la Humanidad por la Unesco

United States of America