Translate

Canadá

Canadá

Estados Unidos

Estados Unidos

México

México
Proximamente
Se ha producido un error en este gadget.
Con la tecnología de Blogger.

4. Regreso a Florida (2011): Últimos días disfrutando de la ciudad de Miami

Miami es una ciudad que conozco bastante bien. Esta es la tercera vez que paso por aquí, y con esta nueva visita, terminaria de conocer esta apasionante ciudad . Después de mis anteriores viajes, en  especial el de principios de este mismo año, todavía había algunos lugares que me quedaban por conocer, y junto con mi amiga Cris,  nos dedicamos el penúltimo día  a recorrer los barrios punteros de Miami Beach.



Esa misma mañana me levante temprano para ver desde mi habitación la espectacular salida del Sol sobre la Bahía.




Tras esta espectacular instantánea, pude ver también una enorme concentración de lanchas motoras, muy del estilo Miami Beach antivicio. Estas lanchas son de las más rápidas en el mar, los formula uno del agua, y es espectacular escuchar del estruendo de los motores de estas potentísimas lanchas.



Desde el Hotel , un autobús te lleva directo a Miami Beach, dejandote muy cerca de la playa, casi a la altura del barrio Art Deco. Precisamente por allí, pasaríamos un buen rato observando sus bonitos y moldeados edificios.



Fuimos a visitar la casa del diseñador Versace, el creador de famosa  marca de alta costura que lleva su nombre, y donde tristemente  fue asesinado por un fanático a las puertas de la misma.


Miami es uno de los mas idóneos lugares del mundo para ver los mejores  y más lujosos vehículos a motor del mundo, con la más alta gama de barcos, yates, coches y motos.En cuanto a coche se refiere, y a pesar de ver un arsenal  de Ferraris, Aston Martins, Rolls Royce, Lamborghinis, ect... me quedo con este clásico Porche Soper de 1600 centímetros cúbicos.


Pasamos alguna que otra horita tostandonos al Sol de la playa de Miami Beach, disfrutando de sus cálidas y cristalinas aguas.


La ciudad de Miami goza con una linea costera espectacular y muy Caribe. Da gusto poder escaparse del ajetreo de la ciudad, para acabar en esta fantástica playa. Siendo además bastante ancha, los grandes edificios por suerte no le han ganado la partida a la costa y parece ser que nunca lo harán.



Tras la jornada playera, nos dirigimos a Lincon Road, un boulevard de moda lleno de tiendas y restaurantes donde sueles encontrarte con algún mega famoso del celudoide o música.


Luego nos fuimos a  South Beach. Este barrio de Miami Beach es sin duda donde mejor se esta, y por suerte es posible encontrar alojamiento barato por aquí. Además, al acercarnos a la playa, nos encontraríamos con una espectacular Luna sobre el mar, algo que no tenía previsto ver.


 Luego, y tras hacer un poco el indio en las casetas  de socorristas, rememorando Baywatch, los Vigilantes de la Playa, nos dirigimos a Ocean Drive.




Ocean Drive por la noche es si cabe mas bonita que durante el día. Sus luces y edificios, además de su animada actividad nocturna, hacen de este lugar uno de los mejores para pasearse de noche.




Si el Porche que me encontré antes era autentico, fijaros en esta Ducati del año de la pera.


Tuve que ayudar a unos chavales a arrancar su antiguo y destartalado coche. Finalmente no hubo manera de arrancarlo, y tras sudar la gota gorda, continué mi andadura por Ocean Drive.

Antes de irme, regrese al mítico chiringo de Miami Beach. Este se encuentra en Soutn Beach, y nuevamente con la luna al fondo sobre el mar, la instantánea fue espectacular.



Nos pegamos un buen pateo durante todo el día y aún así, nos quedaban fuerzas para salir nuevamente por la noche de cena. Tras una breve parada por el Hotel  para pegarnos una merecida ducha, salimos nuevamente con el Ford Mustang descapotable. Era la última cena de este grandioso destacamento, aunque todavía nos queda todo el día de mañana hasta las 8 o así. También seria mi ultimo contacto con el Mustang, que en estos momentos debería estar por Palma de Mallorca paseando sus encantos.

Para cenar elegimos el  "Dolores but you can call me Lolita",  que esta en una de las zonas más Cool de Miami, allí el Downtown. No se come nada mal,y además es lo suficientemente asequible como para pasarse en una visita a Miami.



Tras la cena, decidí dar un paseo en solitario por el Downtown para así poder fotografiarlo de noche, pero no avance demasiado, ya que esta echo polvo y necesitaba dormir. A pesar de que me iba al día siguiente por la tarde, todavía me quedaban pendientes algunos asuntos por la ciudad.




El último día lo utilice para rematar mi ataque compulsivo por comprar. Recorrí los Outlets cercanos al hotel, que hay muchos. Allí un Marshalls, para mi el mejor Outlets de todos los que hay, donde encuentras todas las marcas, me hizo pasar horas y horas, al igual que hice el de Dolphins Mall. El resultado de esta pasajera enfermedad que me transformo en Miami fue el de la foto.



Tras las compras, decidimos regresar a el hotel para dormir un rato. En solo unas 4 horas regresabamos a Madrid. Para comer, antes de volver a la habitación, elegí en Subway, cadena de restaurantes que me encanta y siempre visito en mis viajes por Estados Unidos.


Regrese a España con la certeza de que volveré nuevamente a este maravilloso estado de Florida. Disney World, a pesar de que ya estuve en el 92, es uno de los lugares a los que pretendo volver, y otros lugares como Daytona Beach, aún me quedan por conocer...



Ver todas las fotos

Para más información para Miami y Florida no dudes en echarle un vistazo a mis otros artículos sobre este Estado de Florida.