Translate

Canadá

Canadá

Estados Unidos

Estados Unidos

México

México
Proximamente
Se ha producido un error en este gadget.
Con la tecnología de Blogger.

4. Regreso a Florida (2011): Últimos días disfrutando de la ciudad de Miami

Miami es una ciudad que conozco bastante bien. Esta es la tercera vez que paso por aquí, y con esta nueva visita, terminaria de conocer esta apasionante ciudad . Después de mis anteriores viajes, en  especial el de principios de este mismo año, todavía había algunos lugares que me quedaban por conocer, y junto con mi amiga Cris,  nos dedicamos el penúltimo día  a recorrer los barrios punteros de Miami Beach.



Esa misma mañana me levante temprano para ver desde mi habitación la espectacular salida del Sol sobre la Bahía.




Tras esta espectacular instantánea, pude ver también una enorme concentración de lanchas motoras, muy del estilo Miami Beach antivicio. Estas lanchas son de las más rápidas en el mar, los formula uno del agua, y es espectacular escuchar del estruendo de los motores de estas potentísimas lanchas.



Desde el Hotel , un autobús te lleva directo a Miami Beach, dejandote muy cerca de la playa, casi a la altura del barrio Art Deco. Precisamente por allí, pasaríamos un buen rato observando sus bonitos y moldeados edificios.



Fuimos a visitar la casa del diseñador Versace, el creador de famosa  marca de alta costura que lleva su nombre, y donde tristemente  fue asesinado por un fanático a las puertas de la misma.


Miami es uno de los mas idóneos lugares del mundo para ver los mejores  y más lujosos vehículos a motor del mundo, con la más alta gama de barcos, yates, coches y motos.En cuanto a coche se refiere, y a pesar de ver un arsenal  de Ferraris, Aston Martins, Rolls Royce, Lamborghinis, ect... me quedo con este clásico Porche Soper de 1600 centímetros cúbicos.


Pasamos alguna que otra horita tostandonos al Sol de la playa de Miami Beach, disfrutando de sus cálidas y cristalinas aguas.


La ciudad de Miami goza con una linea costera espectacular y muy Caribe. Da gusto poder escaparse del ajetreo de la ciudad, para acabar en esta fantástica playa. Siendo además bastante ancha, los grandes edificios por suerte no le han ganado la partida a la costa y parece ser que nunca lo harán.



Tras la jornada playera, nos dirigimos a Lincon Road, un boulevard de moda lleno de tiendas y restaurantes donde sueles encontrarte con algún mega famoso del celudoide o música.


Luego nos fuimos a  South Beach. Este barrio de Miami Beach es sin duda donde mejor se esta, y por suerte es posible encontrar alojamiento barato por aquí. Además, al acercarnos a la playa, nos encontraríamos con una espectacular Luna sobre el mar, algo que no tenía previsto ver.


 Luego, y tras hacer un poco el indio en las casetas  de socorristas, rememorando Baywatch, los Vigilantes de la Playa, nos dirigimos a Ocean Drive.




Ocean Drive por la noche es si cabe mas bonita que durante el día. Sus luces y edificios, además de su animada actividad nocturna, hacen de este lugar uno de los mejores para pasearse de noche.




Si el Porche que me encontré antes era autentico, fijaros en esta Ducati del año de la pera.


Tuve que ayudar a unos chavales a arrancar su antiguo y destartalado coche. Finalmente no hubo manera de arrancarlo, y tras sudar la gota gorda, continué mi andadura por Ocean Drive.

Antes de irme, regrese al mítico chiringo de Miami Beach. Este se encuentra en Soutn Beach, y nuevamente con la luna al fondo sobre el mar, la instantánea fue espectacular.



Nos pegamos un buen pateo durante todo el día y aún así, nos quedaban fuerzas para salir nuevamente por la noche de cena. Tras una breve parada por el Hotel  para pegarnos una merecida ducha, salimos nuevamente con el Ford Mustang descapotable. Era la última cena de este grandioso destacamento, aunque todavía nos queda todo el día de mañana hasta las 8 o así. También seria mi ultimo contacto con el Mustang, que en estos momentos debería estar por Palma de Mallorca paseando sus encantos.

Para cenar elegimos el  "Dolores but you can call me Lolita",  que esta en una de las zonas más Cool de Miami, allí el Downtown. No se come nada mal,y además es lo suficientemente asequible como para pasarse en una visita a Miami.



Tras la cena, decidí dar un paseo en solitario por el Downtown para así poder fotografiarlo de noche, pero no avance demasiado, ya que esta echo polvo y necesitaba dormir. A pesar de que me iba al día siguiente por la tarde, todavía me quedaban pendientes algunos asuntos por la ciudad.




El último día lo utilice para rematar mi ataque compulsivo por comprar. Recorrí los Outlets cercanos al hotel, que hay muchos. Allí un Marshalls, para mi el mejor Outlets de todos los que hay, donde encuentras todas las marcas, me hizo pasar horas y horas, al igual que hice el de Dolphins Mall. El resultado de esta pasajera enfermedad que me transformo en Miami fue el de la foto.



Tras las compras, decidimos regresar a el hotel para dormir un rato. En solo unas 4 horas regresabamos a Madrid. Para comer, antes de volver a la habitación, elegí en Subway, cadena de restaurantes que me encanta y siempre visito en mis viajes por Estados Unidos.


Regrese a España con la certeza de que volveré nuevamente a este maravilloso estado de Florida. Disney World, a pesar de que ya estuve en el 92, es uno de los lugares a los que pretendo volver, y otros lugares como Daytona Beach, aún me quedan por conocer...



Ver todas las fotos

Para más información para Miami y Florida no dudes en echarle un vistazo a mis otros artículos sobre este Estado de Florida.

3. Regreso a Florida (2011):Road trip Cabo Cañaveral, La NASA.


Cabo Cañaveral es, desde el año 1950, el principal centro de las actividades espaciales de los Estados Unidos. Desde el punto de vista geográfico es un estrecho promontorio que se extiende sobre el océano Atlántico, en la costa de Florida.
Su actividad como base de lanzamiento para misiles comenzó el 24 de julio de 1950 experimentando con cohetes V-2 modificados. El lugar era ideal porque los lanzamientos se realizaban en dirección Este y los misiles podían así ser seguidos con facilidad en su ascenso y caer en el mar sin causar ningún daño.
En la actualidad, aquel promontorio arenoso está salpicado de decenas de rampas de lanzamiento y cuenta con una tupida red de carreteras que le unen con los diversos laboratorios y centros de control. El área está controlada en parte por la NASA, el organismo espacial estadounidense que se ocupa de los programas espaciales civiles, y en parte por la USAF, que organiza los militares.
En 1964 toda la zona es rebautizada Cabo Kennedy, en honor del presidente estadounidense John F. Kennedy asesinado el año anterior. Sin embargo, diez años después, como consecuencia de múltiples protestas, fue nuevamente denominado Cabo Cañaveral y el nombre de Kennedy sólo quedó para el centro espacial de la NASA.




La Nasa es la agencia gubernamental responsable de los programas espaciales. El programa espacial soviético lanzó el primer satélite artificial del mundo (Sputnik 1) el 4 de octubre de 1957. El Congreso de los Estados Unidos lo percibió como una amenaza a la seguridad y el Presidente Eisenhower y sus consejeros, tras varios meses de debate, tomaron el acuerdo de fundar una nueva agencia federal que dirigiera toda la actividad espacial no militar.
El 29 de julio de 1958 Eisenhower firmó el Acta de fundación de la NASA, la cual empezó a funcionar el 6 de octubre de 1958 con cuatro laboratorios y unos 8000 empleados.
La intención de los primeros programas era poner una nave tripulada en órbita y ello se realizó bajo la presión de la competencia entre los EE.UU. y la URSS en la denominada carrera espacial que se produjo durante la Guerra Fría.




El  viaje lo hariamos con el Ford Mustang del Capi, con el cual ya habíamos salido una noche por Miami Beach. Lo cierto es que el coche iba de maravilla y en la parte de atrás a pesar de que es solo para dos, se va lo suficientemente cómodo.





No muy lejos al este de Orlando, y algo más alejado de Miami, como a unos 200km mas o menos, se encuentra el Kennedy Space Center Visitor Complex, donde se puede ver lo que es y ha sido durante 50 años el portal a la exploración espacial. Prepárate para una inspiradora experiencia con excursiones que se aventuran en lo profundo de las instalaciones del puerto espacial de la NASA, con diarios encuentros con astronautas, altísimos cohetes y películas del espacio en calidad 3D IMAX®, una espectacular experiencia donde pude apreciar realmente por primera vez lo que es la imagen 3D, y es que parecía estar  uno con los mismos astronautas en el espacio.  Es posible a su vez ver lanzamientos de transbordadores espaciales y cohetes desde los miradores, aunque se debe tener mucha suerte para coincidir con uno de ellos. Unas gradas bien colocadas, también ayudan a ver los lanzamientos. El  U.S. Astronaut Hall of Fame® (Salón de la Fama de Astronautas de los EE. UU.)  presenta la mayor colección de recuerdos personales de  astronautas, además de fascinantes simuladores, muestras y homenajes a los héroes del Mercury, del Gemini, del Apolo y de los programas del Transbordador Espacial. El centro abre a las 9 a. m, y el cierre varían según la estación. El Complejo para Visitantes (Visitor Complex) abre todos los días del año con excepción del 25 de diciembre y algunos días de lanzamiento. La admisión incluye el recorrido por el Centro Espacial Kennedy, el Shuttle Launch Experience, el Encuentro con astronautas, películas del espacio IMAX®, las exposiciones y el U.S. Astronaut Hall of Fame, que presenta naves espaciales históricas, experiencias en simulador y la mayor colección de recuerdos personales de los astronautas. Entrar sale por $45 más impuestos para  los adultos y de $35 más impuestos para niños entre los 3 y los 11 años de edad. Curiosamente el coste de un pase anual es $58 más impuestos para adultos y de $48 más impuestos para niños, por lo que si se esta mas de un día, merece la pena el anual. El centro es bastante grande, y al contar con tantas salas, lleva todo el día recorrerlo. Recomiendo llegar temprano para así aprovechar lo máximo el día. Nosotros llegamos algo tarde y debido a ello nos perdimos algunos lugares interesantes. Aún así vimos casi todo el Kennedy Space Center.



Nada más entrar al  Kennedy Space Center ,en el Visitor Complex, un astronauta te recibe cordialmente. Vaya calor debería pasar el tipo con ese traje puesto todo el día.
El renovado Shuttle Launch Experience, te desplaza por todo las áreas del centro en un recorrido de 2 horas aproximadamente. Después uno baja, sube y para el tiempo necesario, cuando quiere para visitar una zona. Mientras hace el recorrido, un vídeo explicativo te habla sobre el centro espacial.


La primera parada del suttle bus es en el LC-39 Observation Gantry, donde además de una pequeña charla explicativa por el lugar y alguna que otra maqueta, hay un mirador. Desde allí se ven la mayoría de lanzaderas de Cabo Cañaberal. También es uno de los lugares en los que se puede divisar los lanzamientos de cohetes. Desde el Mirador uno puede hacerse la idea de la mega estructura que se tiene montada aquí, lugar idílico para los lanzamientos de cohetes.

Durante el trayecto, incluso nos cruzamos con un Caimán, que imagino buscaba un billete de ida a Marte.



La segunda parada del Bus es en Apolo/Saturn V Center. En una sala que recrea las maquinas de antaño con las que se seguían y llevaban a cabo los lanzamientos en la época. Se simula uno de los míticos lanzamientos del Apolo. Esta bastante logrado el show, con unos efectos especiales dignos de las películas de Hollywood.


Luego se accede a una enorme sala, en donde se encuentran un montón de naves, satélites y recuerdos de las misiones en el espacio. A la entrada, un enorme cohete atraviesa la sala y te da una idea de la grandeza  y dimensiones de estas naves espaciales.


Otras mucha naves y cohetes se exponen en esta sala, como la nave con la que tocaron tierra en la Luna, Apolo XIII. No se como narices alguien llego a la Luna desde el espacio en esto, no se lo creen ni ellos. Otras naves mas rollo extraterrestre pueden verse aquí también.




En otra de las salas de este centro, hay una interesante exposición de todos los modelos de trajes de astronautas que han ido apareciendo a lo largo de los años.



Luego el Suttle Bus te deja en el Visitor Complex nuevamente, allí es donde se concentran la mayoría de salas del Kennedy Space Center. 
En el Suttle Explorer, se encuentra la mítica nave de el Explorer. Puedes entrar dentro de la nave y ver sus mandos y bodegas.


En el Rocket Garden, se puede ver una exposición de cohetes al aire libre. También aquí uno puede experimentar la posición de los astronautas, justo antes de un despegue; y no es desde luego muy cómoda.





Justo en frente del Rocket Garden hay una sala llamada Early Space Exploration. Aquí hay varias naves interesantes de ver, e incluso robots. La nave más guapa es el descapotable que tiene para sus paseos lunares.


Por supuesto acudimos a ver en el IMAX theaters, una proyección espacial en 3D. Fue una experiencia increíble tocar casi con tus manos el espacio. El vídeo estaba espectacularmente montado y es una pasada verlo.
Por último fuimos a ver la tienda principal de Souvenirs, ya que el parque  cerraba y ya era tarde para visitar más salas. Tras comprarme un pequeño recuerdo, salimos del Kennedy Space Center con dirección Miami. Nos esperaban 200 Km de vuelta, pero me iba con la sensación de que el viaje había merecido la pena. Si uno tiene tiempo y esta por Florida, no dude en visitar la Nasa, y ya si uno puede psarse a la vuelta por Daytona. Mira que yo soy bastante excentrico sobre lo de cuando se fue a la Luna y demás momentos espaciales, pero reconozco que tras mi visita aquí, me empezó a interesar bastante este mundillo del espacio y hoy por hoy soy un poco menos reacio a creer en estas cosas. Por supuesto si algún día tengo la oportunidad, no dudare en salir pitando hacia el espacio...





Ver todas las fotos